Biblioteca Casa de Cervantes

La Casa de Cervantes cuenta con un acceso independiente dentro del complejo del Colegio de España y en ella se encuentra la biblioteca hispanoamericana, la sala de estudio, la sala de conferencias (con capacidad para 100 personas) y salones de exposiciones. Con frecuencia se abre para la realización de actividades académicas y culturales (seminarios, conferencias, debates, etc.) y los colegiales pueden usarla como espacio para el estudio común.

Fundada en 1932, la Casa de Cervantes es fruto de un proyecto llevado a cabo por el Rector Manuel Carrasco y Reyes (1919-1954), que preveía la construcción de una casa de cultura española dedicada a Miguel de Cervantes. Debía comprender también una biblioteca española que fuese representativa de la cultura hispanoamericana. En 1932 se ultimaron las obras de construcción y decorativas del edificio pero la “Casa de Cervantes” permaneció cerrada durante los años de la Guerra Civil española, cuando prestó hospitalidad a los miltares españoles inválidos del hospital Rizzoli, y durante la Segunda Guerra Mundial en la que fue sede de un hospital dedicado a los heridos italianos. De 1959 a 1971, bajo el rectorado de Evelio Verdera y Tuells (1955-1977), la “Casa de Cervantes” acogió la sede del Instituto de Derecho Comparado Italo-Ibero-Americano che contribuyó a enriquecer la biblioteca de un conspicuo fondo jurídico.

La biblioteca acoge unos 25.000 volúmenes y opúsculos, 150 revistas de las que a 11 se mantiene suscripción activa. Se trata sobre todo de obras de lengua y literatura española. Una amplia sección se compone de textos jurídicos.

Existe un catálogo en papel por autores y títulos e informatizado por autor, título y materia.

Los estantes de la biblioteca se enriquecen anualmente con nuevos volúmenes, también gracias a las donaciones de entidades, fundaciones y huéspedes que durante el año son invitados a conferencias y seminarios.

La sala de estudio cuenta con 25 puestos que permiten un estudio cómodo y tranquilo.

Las salas de exposición se sitúan en el último piso y gracias a la capacidad del salón principal se prestan a acoger exposiciones varias. Entre las más recientes, se recuerda la exposición del friso de Tarazona que representa la coronación de Carlos V en Bolonia y la de fotografías del Camino de Santiago.